lunes, 4 de marzo de 2013

Angustia


La angustia es jodida. Te agarra desprevenida, esperando el bondi, mirando Facebook o preparándote un té. Te agarra por atrás, la muy cobarde, te aprieta el pecho y te cierra la garganta. Por suerte son momentos nada más, hasta que llega un mail, alguien aparece para pedir algo, llega la hora del almuerzo.

La angustia no viene sola, con ella vuelven la bronca, la impotencia, la envidia, el miedo. Porque veo fotos del casamiento de mi amiga al que íbamos a ir juntos y no me puedo alegrar viendo tanta felicidad; porque ahí íbamos a estar juntos, nos íbamos a sacar unas lindas fotos para tener de recuerdo, nos íbamos a divertir. Y ahora veo en mi ropero la ropa colgada, sin estrenar, y es triste. 

Y veo fotos de las vacaciones de amigas y conocidas con sus novios y no puedo evitar envidiarlas, porque nosotros no llegamos a hacer ese viaje que habíamos planeado tanto. Y es pronto, y me adelanto, pero me pregunto si alguna vez podré amar a alguien como lo amé a él, y me da miedo que nadie me pueda volver a querer así. Es jodido.




16 comentarios:

DANILA dijo...

leeme bien: SE PUEDE!

a pesar de la puta angustia, de la maldita bronca, SE PUEDE!

un abrazo hermosa. Fuerte!!!!

Antigua Feria dijo...

Cómo alguien no te va a amar si so una persona de puta madre?!!!! Paciencia, tiempo...se puede, pasa.
Besote!

Gabriela dijo...

Vamos Marian!!!
la angustia es una guacha, es cierto, pero vas a poder con ella.

:)

gabriela dijo...

Observala, quedate quieta mirandola sin miedo, sin juicio, por 5 minutos, luego por más, es solo un sentimiento va a pasar y te va a enseñar. Esto lo aprendí en una depresión fuerte que me dio después de una separación que yo no quería y que hasta ahora me estoy desprendiendo de esa persona que ame.

Adelante tu alma te guía,date permiso de sentir y luego dejar ir.

Lau (Bulubú) dijo...

Si es verdad es difícil sobrellevarla, entiendo de esa presión en el pecho, feo. Pero tratá de dejarla un ratito y luego buscar maneras, cosas, personas que te ayuden a dajarla atrás, una y otra vez. Fuerza! Animo!!!!!! te mando un beso!

Euge de Mar del Tuyú dijo...

Creo que no darle la espalda a esa angustia, atravesarla, sentirla, también es sano. Es sano que sea ahora ¿cuando sino? Un abrazo!

Prima Humberta dijo...

Me encanta tu sinceridad. Creo que es sano que te sientas así, que te angusties, que tengas bronca, que grites.

Yo sigo acá leyéndote como tantísimas más. Somos un montón y te hacemos el aguante.

J

Moni dijo...

Date permiso para sentir las diferentes sensaciones... es sano que sientas angustia, pero más sano es que puedas reconocerlo y contarlo...
Te leemos... y te acompañamos
Un abrazo!!!

Flor El castigo de Adán y Eva dijo...

dejá que esa angustia fluya. Sos una persona muy valiente por el solo hecho de poder contar lo que te pasa, ponerlo en palabras. Adelante, fuerzas

Marina dijo...

Opino como Juli, me parece que es saludable, la angustia, la tristeza.
Y también estoy, haciéndote el aguante, un beso enorme,
M

Marina dijo...

Opino como Juli, me parece que es saludable, la angustia, la tristeza.
Y también estoy, haciéndote el aguante, un beso enorme,
M

Marina dijo...

Dos veces!

seelvana dijo...

se me estruja el corazón cada vez que te leo, todas tus seguidoras son sabias y no hay nada hoy que pueda agregar. Adhiero a que sos fuerte y te felicito por que estés acá, tenía miedo que no vinieras más.
Te abrazo de nuevo =)

Punkita dijo...

Parece que no, pero esto también pasará...suena a frase hecha pero es así. Todo pasa...quedan las enseñanzas...
Mucha fuerzaaaaaaaaaaaaa!!!!

renata dijo...

No se puede comparar la violencia y la impotencia que vos atravesás, pero te puedo decir que cuando dejé a mi ex, sin arrepentirme, pensaba que la vida no podía ser tan buena conmigo, que quizá me había equivocado, que de dónde iba a salir alguien que me amara así, qué cómo podría yo dejarme amar así otra vez y amar a alguien de esa forma... Sentí miedo, angustia, esa sensación de que no me merecía tanto. Pero sí. Dejé de pensar en eso, confié en la vida, confié en mí. Tenía amor para dar y espacio para recibir, no podía dudar yo de eso, no. Y después empecé otra relación y descubrí que había mucho más de lo que había conocido. Que, como vos pusiste en tu primer post sobre esto, alguien me había enseñado lo que era el amor, el amor del bueno, y que estaría por siempre agradecida, porque después de él había mucho más, pero sin él no hubiera sido posible. Estoy segura de que para vos hay tanto más como te animes a creer y desear. El amor está en todas las cosas donde vos lo descubras, la angustia también es dulce y enseña. Hay que pasarla, y aprender a seguir de largo después de saludarla.

Abrazote.

DANILA dijo...

estoy pensando en vos y creo que muchas otras mas que te acompañamos desde algun lugar, tambien.


Abrazo Marian!